jueves, 27 de octubre de 2011

Crítica de 'Torrente 4'


Sinopsis: La película comienza con la imagen del protagonista ante la tumba del gran Fary, donde se lamenta por su muerte, y mientras critica además, muy duramente, la elección de un presidente de color en la Casa Blanca. Los problemas para este fastidioso hombre comenzarán cuando sea internado en la cárcel, entonces, tendrá que concentrar todos sus esfuerzos para escapar de ella.

Crítica: Aunque las anteriores entregas de la saga no me disgustaron, bueno, las dos primeras, porque la tercera no me he atrevido a verla a tenor de los comentarios que me dijeron amigos y que leí en diversos blogs. Sin embargo, esta 4ª entrega sí que la he visto, eso sí, con las expectativas bastante bajas, y la verdad es que el resultado ha sido bastante satisfactorio.

Evidentemente no es la próxima ganadora del Goya (ni lo pretende ser), pero sí es una buena opción de entretenimiento, y no ofrece nada que después no dé, contando además con un séquito de cameos que Segura ha conseguido no desentonan en el universo de Torrente.

Del reparto principal sorprende Kiko Rivera, que realiza una interpretación bastante correcta, todo lo contrario que la publicitada Belén Esteban, que no sobreactúa más porque no puede. También destaca en su breve papel un Yon González en alza.

En definitiva, no esperes ver nada distinto de lo que ya ofreció en anteriores entregas, porque esto es Torrente y no va a cambiar, porque al público le gusta así, como lo demuestran los casi 20 millones de euros que ha recaudado en taquilla).