viernes, 8 de abril de 2011

Crítica de 'Sin límites'

Sinopsis: Eddie Morra es un aspirante a escritor que sufre de bloqueo crónico, pero su vida da un giro en cuanto un viejo amigo le da a conocer el NZT, un medicamento revolucionario que le permite aprovechar su potencial por completo. Con cada impulso nervioso, Eddie puede recordar absolutamente todo lo que ha leído, visto o escuchado, aprender cualquier idioma en un día, entender ecuaciones complejas y encantar a todo aquel con el que se cruce, siempre que continúe tomando la droga experimental. Eddie no tardará en conquistar Wall Street, convirtiendo un pequeño capital en millones, algo que llamará la atención del magnate Carl Von Loon, quien le invita a participar en la fusión corporativa más grande de la historia. Pero Eddie también llama la atención de personas desesperadas por hacerse con un alijo de NZT. Con su vida amenazada y las consecuencias brutales de los efectos secundarios de la droga, Eddie esquiva acosadores misteriosos, un malvado gangster y una investigación policial intensa, mientras intenta aferrarse a su menguante suministro el tiempo suficiente para zafarse de sus enemigos.

Crítica
: La principal razón que me impulsó a ver esta película era su argumento, ya que parte de algo novedoso e intenta traer algo de originalidad a un Hollywood totalmente centrado en los remakes, las secuelas, las precuelas, los reboots...


Desde luego no será recordada en un periodo largo de tiempo, pero “Sin límites” se centra en contar su historia y lo hace de una manera tan gráfica que en ocasiones los movimientos de la cámara llegan a crear mareo e incluso confusión. Neil Burger consigue una gran cinta de acción y suspense a través de una eficaz dirección.


El protagonismo recae totalmente sobre una de las actuales estrellas del Meca del Cine, Bradley Cooper, y la verdad es que no decepciona en absoluto, todo lo contrario. Además, con esta película, Bradley Cooper demuestra que puede llevar perfectamente el peso de una película y que ésta no sea un fracaso. En el reparto también está un correcto Robert De Niro y una Abbie Cornish que me recuerda a Carey Mulligan, y que como ésta, también llena la pantalla cada vez que aparece.


En conclusión, Hollywood sí puede ofrecer productos originales y que estos cumplan las expectativas del público.