viernes, 11 de febrero de 2011

Crítica de 'Amor y otras drogas'

Maggie es una mujer independiente que no deja que nada ni nadie la ate. Pero conoce a su media naranja, Jamie, cuyo implacable e infalible encanto le sirve bien tanto con las mujeres como dentro del despiadado mundo de las ventas farmacéuticas. La evolución que sufre la relación entre Maggie y Jamie coge a ambos por sorpresa, al encontrarse bajo la influencia de la droga suprema: el amor.

“Amor y otras drogas” es la típica dramedia romántica que no aporta nada nuevo y en la que ya todo ha sido visto numerosas veces, por lo que no creo que haya mucho que decir sobre ella. Su mayor reclamo son, sin duda alguna, sus protagonistas: Jake Gyllenhaal y Anne Hathaway, que logran una complicidad y una química envidiables. Ellos dos logran unas más que buenas interpretaciones (sobre todo Hathaway), dejando que los pequeños papeles del resto del reparto parezcan todavía más pequeños.

Se podrían enumerar numerosos defectos, pero creo que eso ya lo han hecho bastante los críticos, así que yo me abstengo.

Si te gusta Hathaway o Gyllenhaal, seguramente te gustará, sino olvídate de ella.