viernes, 6 de agosto de 2010

Crítica de ‘Una hora más en Canarias’

No ha corrido mucha suerte en la taquilla, pero “Una hora más en Canarias” es una comedia-musical más que recomendable. No es que sea una gran película, pero si que te hace pasar un rato divertido.

Los 96 minutos se pasan volando y el final llega cuando menos te lo esperas. Cuando acabó me quedé pensando: “quiero ver más, quiero saber cómo continúa”. Eso, que es tan difícil de lograr, conmigo lo logró esta película.

Angie Cepeda demuestra que también puede (y sabe) hacer comedia y, su amiga Juana Acosta cumple con su papel de sobra a pesar de tocarle algunas de las escenas menos creíbles de la película. Quim Gutiérrez me parece fuera de lugar y sólo a medida que pasan los minutos parece ir encontrando su lugar. No así Miran Ibarguren, que sorprende positivamente al aprovechar las mejores escenas de la película. Los veteranos también sobresalen: Kiti Manver e Isabel Ordaz, como dos hermanas que se odian, y la segunda junto al argentino Eduardo Blanco en un romance express.

Los números musicales, pocos y bien integrados, no te sacan de la historia y los escenarios son de lo más refrescantes.