sábado, 26 de septiembre de 2009

Crítica de 'La ira'

Casi 2 semanas después del desenlace de ‘La ira’, puesto que los exámenes me “impidieron” verla en su emisión en televisión, me dispongo a dar mi opinión sobre ella. Para empezar decir que me esperaba mucho más de ella, tanto por su director (Daniel Calparsoro) como por su reparto (Tamar Novas, Marián Álvarez y Patricia Vico, entre otros). Y más después de que el propio Calparsoro declarara que era su mejor película hasta el momento.


El modo en que comienza, con la frustrada huída de Marina (Marián Álvarez) por parte de la policía, promete. Pero es eso: una promesa, nada más. Lo que viene a continuación, con constantes saltos de tiempo que no hacen más que desorientar al espectador, es una que parece que tiene minutos de 600 segundos. Pero yo siempre tengo la esperanza de que en cualquier momento va a mejorar, siempre me quedo hasta el final de cualquier película. Y esta no iba a ser menos. Lo malo, es que ese momento nunca llegó. Si la primera parte es lenta, la segunda todavía lo es más y no termina de arrancar. ¿A qué viene la historia de la policía (Patricia Vico) y estarla cruzando con la historia principal en el interrogatorio de Julián (Tamar Novas)? No lo entiendo. Y yo seguía esperando ese giro de guión, ese algo espectacular que me dejara con la boca abierta, pero que nunca llegó. O si. De pronto sí me sorprendió algo: los títulos de crédito. Me dejaron boquiabierto. ¿En verdad es el final? Pues sí.



De la interpretaciones ninguna destaca demasiado. Tamar Novas intenta, a través de la mirada, parecer un psicópata, pero está muy forzado y no lo consigue. Marián Álvarez pasa de parecer una “mosquita muerta” a una criminal, y no es creíble. Además de que no para chillar cada dos por tres, algo que podía haber controlado más, creo yo. Patricia Vico es la mejor de los tres, pero tampoco para echar cohetes. Además de que se aleja de su registro en ‘Hospital Central’. El resto del reparto no tiene tiempo a desarrollar sus personajes, y algunos, en el tiempo que salen, tampoco despuntan (véase Natalia Sánchez).


Lo dicho, podía habérsele sacado bastante más jugo a esta historia que se queda en mediocre. Mi nota es un 3.

3 comentarios:

Rodolfo dijo...

esta miniserie es un mierda digna de telecinco... qué asco!

Xavier Vidal dijo...

Bastante mala, la verdad. Vi la 1a parte, y no tenía ganas de ver la 2a. El chico lo hace tan mal...

y pensar que Calparsoro ha dirigido El robo más grande jamás contado y Celda 211...

Saludos! Prometo seguirte a menudo.

Gonzalo dijo...

Xavier Vidal, creo que te equivocas. El director de El robo más grande jamás contado y Celda 211 es Daniel Monzón, no Daniel Calparsoro